La importancia de la Educación Contínua

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La importancia de la Educación Contínua

Mensaje  Alqueron el Sáb Jul 05, 2008 7:11 pm

Es conveniente señalar que la profesión de la odontología está reglamentada por la Ley número 75 del 8 de agosto de 1925. Esta a su vez ha sido enmendada por la ley número 11 del 9 de octubre de 1986. La Ley número 75, además de regular la práctica de la cirugía dental, establece una Junta Dental Examinadora. Esta Junta entre sus funciones, tiene la de autorizar en Puerto Rico el ejercicio de la profesión de odontología y sus especialidades, así como las profesiones de Higienista Dental y de Asistente Dental.

La Ley 11 ordena a la Junta Dental Examinadora a establecer los requisitos y mecanismos necesarios para el registro cada tres años de las licencias que expida y para la recertificación de los profesionales de la salud mencionados, teniendo como base la educación "continuada". También esta Ley 11, ordena a la Junta que redacte un reglamento de educación "continuada".

El Reglamento de Educación Continua y Registro para la Recertificación de los Dentistas, Higienistas Dentales y Asistentes Dentales fue aprobado el 9 de diciembre de 1988. En dicho Reglamento se especifica que para que un dentista sea recertificado, cada tres años entre otros requisitos, debe presentar evidencia de haber tomado cuarenta y cinco (45) horas de educación continua. Estas incluyen un mínimo de tres (3) horas en control de infecciones. No incluidos en las 45 horas, el profesional tiene la obligación de tomar un curso de Resucitación Cardio-pulmonar y Emergencias Médicas y presentar la evidencia junto a los demás cursos.

El artículo Declaración de Principios del Capítulo 1 del Reglamento de Educación Continua y Registro para la Recertificación de los Dentistas, Higienistas Dentales y Asistentes Dentales se cita adelante en su totalidad dada su importancia.

"A continuación se formulan los principios básicos sobre los cuales se fundamenta la inclusión de un sistema organizado de educación continua para los profesionales de la Odontología en Puerto Rico. La educación constituye parte de una metodología innovadora para el desarrollo profesional dentro de los parámetros de la sociedad moderna en que los conocimientos fluyen con mayor rapidez. Se entiende esta práctica como un reconocimiento que hacen aquellos profesionales que sirven a un público de la necesidad de reafirmar y renovar destrezas esenciales en el desempeño de sus funciones directas, al igual que un método de mantener un cuerpo de conocimientos que sea representativo de los descubrimientos e investigaciones recientes en cada campo y áreas de especialidad.

Resulta importante distinguir que la responsabilidad inicial en la formación de Dentistas, Higienistas Dentales y Asistentes Dentales competentes, responsables y éticos recae sobre las instituciones académicas y centros educativos acreditados que ofrecen grados univesitarios, académicos y profesionales, los cuales otorgan las credenciales primarias para el desempeño de la profesión. Además, cabe señalar que la responsabilidad última la actualiza el propio individuo al reconocer lo que implica una buena práctica y preocuparse por utilizar los mecanismos disponibles de la educación continua para mantener su relevancia y competencia profesional en la sociedad en que vive".

Aunque parezca una imposición la educación continua, todo lo anterior nos lleva a reconocer que existe la necesidad de ponernos al tanto de los adelantos de la odontología. No hacerlo, probablemente, nos llevaría al estancamiento y a ofrecer unos servicios carentes de los adelantos en técnicas, instrumentos y materiales. Los logros de la ciencia y de la tecnología nos deben guiar a obtener conocimiento y destrezas a tono con lo tiempos. Debemos llevar en la mente la idea de que, para mantener las competencias profesionales, nuestra educación debe ser de por vida. Pasamos por una institución académica que nos proveyó unos conocimientos básicos. Ahora, es nuestra responsabilidad la de seguirnos educando para proveer los servicios de calidad óptima que merecen nuestros pacientes. El compromiso personal que debemos asumir va a estar dirigido por la moral, la ética y por el deseo de mejorarnos. No debemos esperar a que se nos impongan unos cursos y unos períodos par mantenernos actualizados profesionalmente. Cada dentista debe conseguir su aprendizaje vitalicio "motu propio". La responsabilidad personal es indelegable y debe ser la fuerza motora que nos lleve a estar bien con nuestro "yo" interior. Una vez cumplamos con nuestro deber radicado en nuestra alma, la tarea de cumplir con la parte intelectivolegal se nos da automáticamente.

_________________
_______________________
Saludos, Alqueron
LA VERDAD ES EL MEJOR CAMUFLAJE, NADIE LA CREE

Alqueron
Super Moderador

Mensajes: 96
Fecha de inscripción: 02/07/2008
Edad: 57
Localización: Puerto Rico

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.