No todo tiempo pasado siempre fue mejor

Ir abajo

No todo tiempo pasado siempre fue mejor

Mensaje  Alqueron el Sáb Jul 05, 2008 7:20 pm

No todo tiempo pasado siempre fue mejor


Según el refranero popular: ¡todo tiempo pasado era mejor! Y pudiera ser que en algunos detalles del diario vivir tuviera razón este dicho tan utilizado, muy especialmente por los más llenitos de recuerdos y años. Por ejemplo, antes se cultivaba más el delicioso arte de la conversación; hasta en un corto ¡buen día! Que se recibía con agrado e invariablemente era contestado con una frase parecida que usualmente iba aderezada con una amplia sonrisa. Pero después llegó la cajita automatizante, entiéndase televisor, que mutilando nuestra capacidad de participantes, nos convirtió en espectadores.

En la oficina dental fue todo lo contrario, pues el odontólogo de antaño no era muy conversador. Muchas veces su primera palabra era ¡abra!, la segunda y última ¡cierra! Por supuesto no todos eran tan parcos en el lenguaje hablado, algunos llegaban a pronunciar la frase de ¡no se mueva! Esta descripción, como habrán notado, es caricaturesca y por ende exagerada, pero nos trae una situación que discrepaba con la cotidianidad de esa época en que la comunicación oral era tan abundante. El dentista contemporáneo es generalmente más dado a orientar y proponer opciones de tratamiento para que entre ellas escoja el paciente. Muchos inclusive llegan a valorar el tiempo del paciente tanto como el de ellos y, por lo tanto, no lo hacen sufrir largas horas en la sala de espera.

En cuanto al equipo, la oficina dental moderna es más humanizada y tranquilizante. Comparemos la silla dental en que se sentaron nuestros bisabuelos y que prácticamente era igual a la de los barberos de la época. Era incómoda, tanto para el paciente como para el dentista, y su posición casi no se podía variar haciendo más difícil para ver dentro de la boca y dar el tratamiento adecuado. Y el motor que hacía girar la fresa, o sea la barrena, con la cual se despojaba la pieza dental dañada de la porción invadida por la carie; este parecía sacado de una cámara de torturas, con sus poleas y el cordón sin fin que transmitía el movimiento entre ellas.

La silla dental moderna es mucho más cómoda y estilizada, invita a descansar e inclusive a dormir durante el tratamiento. Bien lo admito, exageré un poco, pero sólo un poco, que conste. La turbina dental es accionada por aire y por lo tanto sólo se percata el paciente de que esta existe por el pitido que emite al utilizarse. La forma, suavidad y colores sedantes de estos equipos contribuyen a disminuir la aprensión que dicho paciente trae.

La tecnología moderna nos permite ver internamente toda la cavidad oral y sus tejidos duros en una sola radiografía panorámica. Esto no solamente nos evita el armar el rompecabezas de las radiografías pequeñas, sino que además es mucho más cómodo para el paciente, ya que la película no tiene que entrar en la boca para tomarse y como bono adicional la radiación utilizada es mucho menor.

Gran parte del instrumental de mano utilizado en la oficina dental contemporánea es estéril y desechable, el resto es fácilmente lavado y esterilizado. Todo esto, más el fácil acceso a guantes, mascarillas y otros protectores; redunda en mayor seguridad, tanto para el paciente como para el dentista y su personal auxiliar.

No podemos olvidarnos del tratamiento dental en sí, razón por la cual se visita la oficina dental. Hoy en día es mucho más sofisticado y luego de concluido acerca mucho más la función y la estética a lo natural, que es lo que tratamos de imitar. Tomemos por ejemplo los nuevos materiales que imitan el color y textura del esmalte, con ellos se logra reparar casi cualquier desperfecto en la superficie del diente sin que se note el remiendo. Y los incómodos y antinaturales puentes removibles y dentaduras completas, o sea la cajita de dientes, con el advenimiento de los implantes dentales se pueden considerar como tratamientos temporeros ó intermedios ya que con la ayuda de dichos implantes logramos construir puentes fijos ó fijo-removibles que son tan cómodos, estéticos y eficientes como lo dientes y muelas naturales.

Tenemos que concluir que no todo tiempo pasado era mejor. Usted, ¿qué cree?

_________________
_______________________
Saludos, Alqueron
LA VERDAD ES EL MEJOR CAMUFLAJE, NADIE LA CREE

Alqueron
Super Moderador

Mensajes : 96
Fecha de inscripción : 01/07/2008
Edad : 61
Localización : Puerto Rico

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.